Faraones

FARAONA NEFERTITI

busto museo nefertiti

La faraona Nefertiti reinó junto a su marido Akenatón durante la XVIII dinastía del Antiguo Egipto. Durante este periodo la faraona gozó de una gran importancia. Esto es debido a la reforma religiosa que Akenatón se propuso llevar a cabo. De hecho su reforma comenzó por destituir totalmente al dios Amón (el creador) por Atón (el disco solar). Es por ello que Akenatón decidió a principios de su octavo año de reinado trasladarse a Aketatón, la actual Amarna. Fue entonces cuando la exclusión de los dioses tradicionales levanto una lluvia de protestas. Todos los sacerdotes de los ya antiguos dioses se vieron sin papel a desempeñar y por tanto excentos de poder.

La razón por la que explico la importáncia de la reforma religiosa en egipto es para que comprendamos mejor el papel de Nefertiti.

Como consecuencia de los cambios y las revueltas, en diferentes puntos del Antiguo Egipto, la faraona Nefertiti es nombrada corregente. Y poco despúes enviada a Tebas como representación del faraón y por tanto con plenos poderes. Allí Nefertiti lleva a cabo un intento de reconciliación con los antiguos dioses y con sus seguidores. Todo esto debido a que se encontraron grabados de un escriba de las ofrendas divinas de Amón. La gran parte de dichos escritos eran llamamientos al dios para que regresara. Y además para que despejara la oscuridad que se había cernido sobre sus seguidores.

Por último, su papel no terminó con el fin del reinado de Akenatón. No tenemos la certeza absoluta de que la faraona Nefertiti sobreviviera al rey Amenothep IV, también conocido como Akenatón. Sin embargo según los escritos encontrados a finales del período Amárnico muestran un efímero soberano llamado Esmenkhara. Este con casi el mismo nombre de coronación que Neferneferuaton (Neferiti). Muchos historiadores del Antiguo Egipto le consideran el sucesor masculino de Nefertiti. Por otro lado el pensamiento más extendido y con mayor probabilidad fue que la propia Nefertiti asumiera el papel de Faraona en solitario. Durante un reinado breve reinó acompañada de su hija Meritaton, quién desarrolló el papel de “gran esposa real”.

EL BUSTO DE NEFERTITI

El busto de nefertiti es la mayor expresión del arte egipció. Se trata de una obra de arte datada del Imperio Nuevo Egipcio (hacia el 1350 a.C). Es una obra realizada a partir de materiales como la piedra caliza y el yeso. La misma fue realizada por el escultor real Tutmose. Además de ser el “escultor jefe” era también considerado un genio de la escultura. Desde luego no cabe duda de su maestría.

El significado de Nefertiti es el de “La bella ha llegado”.

Busto de Nefertiti

El busto de Nefertiti esta en prácticamente prefectas condiciones de conservación. Un equipo alemán de arqueología lo encontró el año 1912. Entonces liderado por Ludwig Borchardt.

Como podemos observar en la fotografía las únicas partes que no han sido conservadas son; los lóbulos de ambas orejas y la pupila del ojo izquierdo. El busto de Nefertiti es la representación gráfica de una mujer que tuvo tanta importancia como su faraón Akenaton.

Tenemos que pensar en ella como una persona que recibió poderes que nunca antes se habían delegado. La faraona influyó en gran medida en la decoración egipcia de los edificios de Karnak. Por lo tanto esto repercutió directamente en los rituales que se llevaban a cabo en ellos. Entonces nefertiti recibe un nuevo nombre; Neferneferuaton. De hecho es ella, normalmente acompañada de su hija mayor Meritaton, la que realiza muchos de los rituales hasta entonces reservados para el rey. Como por ejemplo el ritual de “presentar a Maat” (mantener el orden del universo( o el de “golpear a los enemigos” (someter los poderes del caos”). Casi con total seguridad fue debido a todo lo anteriormente mencionado que se creara “el busto de Nefertiti” ya que se trataba de una faraona del todo peculiar. Una faraona que además vivió la epoca más convulsa del Imperio Egipcio.

LOS SECRETOS DE NEFERTITI

Durante el reinado de Akenatón, Nefertiti dió a luz a seis hijas y ningún varón. Fue entonces cuando apareció en escena una segunda esposa del faraón. Ésta llamada Kiya. A la cúal se le otorgó un recién creado título de “esposa muy amada del rey”. El fin de esta relación era claro: concevir un hijo varón. A consecuencia de esto la nueva “amada del rey” desapareció de forma repentina de los monumentos y rápidamente fue remplazada por los nombres de las hijas de Akenatón. Incluso el gran ajuar funerario preparado para ella y su antropomórfo ataúd fueron adaptados para otra persona de la familia real.

La reina Nefertiti nunca perdió su posición principal como “esposa real”. Sin embargo parece ser que Kiya cayó en desgracia debido a la importancia que comenzaba a adquirir. Todo esto despúes de darle no sólo una hija sino que quizás también un varón heredero. Aunque hoy en día no hay pruebas de esta teoría, existe una inscripción de la misma época que menciona “el hijo carnal del rey, amado de él, Tutankhaton” (futuro rey Tutankamón). Con casi total seguridad este era hijo de Akenatón pero no de Nefertiti.

COMPRAR BUSTO DE NEFERTITI

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *